Archivo mensual: agosto 2009

Relación

Esta relación es de cristal;

su fragilidad niega la eternidad

con la insolencia de lo innegable.

Pero nada oculta, el cristal.

Al lastimar abre la carne

se desgrana dentro, arde

sigue lastimando con el tiempo

pero entre tanto plástico

la boca agradece el cristal.

Al caer parirá un estruendo

filoso tajo en el aire;

pero en ese vacío

pervivirá la nota sutil,

del cristal.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Letras sueltas

Shhhh

Implosiones minúsculas,

desconexión

la mente danza

melodías no evidentes

los ojos ven

donde antes no veían

la lógica es vencida

por otra lógica

menos petulante

y más permisiva

se gesta una anarquía

digna hija del arte

y yo aquí

con algunos de mis días

tan huérfanos.

Deja un comentario

Archivado bajo Letras sueltas

Pequeña resistencia

La belle captive (1967)

Aquella  mañana caminó hacia el museo saboreando el eco del café con leche. Si bien era muy temprano, al llegar pudo penetrar en el cálido ambiente.

Se paró frente al cuadro La belle captive, de Magritte.

De forma inmediata sintió un vínculo íntimo con la escena: una vez más experimentaba la sensación de asomarse  a la inmensidad a través de alguna manifestación artística; le había ocurrido de percibir en una tela, en una página o en una melodía lo que de otra forma quedaba sin ser revelado para la experiencia humana.

Sería pretencioso definir el tipo de comunicación que se estaba produciendo; la razón no alcanza a definir ciertas experiencias. Solo era evidente que el tiempo no imponía condiciones entre ellos. Esa quietud era impermeable  al movimiento en los pasillos y salas donde se multiplicaban  los roces entre suelas y alfombra.

Reafirmó que el disfrute ante ciertos paisajes depende de los telones del ánimo propio. Creyó sentir en las yemas de sus dedos el contraste entre los pliegues de la tela y la lisa superficie del cuadro. Admiró lo  luminoso y etéreo anteponerse a lo opaco y tangible.

Entonces lo distrajo un cavernoso gruñido desde los abismos de su estómago; el mediodía había llegado. Debía ir a trabajar. Otro día entre hamburguesas que debían salir en menos de dos minutos.

Deja un comentario

Archivado bajo Narraciones impropias