Archivo de la etiqueta: reseña

Símbolos sueltos

Llama un amigo, invita a paticipar de su proyecto; confiadamente ofrece un espacio para que uno reflexione sobre aquello que más le interesa. Acepto.

Entonces los símbolos se acomodan el flequillo con saliva, sacuden las pantuflas y se disponen a visitar otros lugares y recordar las útlimas lecturas. Los dedos se mueven:

Reconozco que soy uno de esos lectores que muchas jornadas acuden a la cadencia del colectivo para arropar sus lecturas. Es más, podría defender a ultranza ese espacio frente a las apologías de la hamaca, una silla o la cama…ni qué hablar de leer en la playa, dejémonos de joder.

Pero hay que reconocer que…(leer la nota completa)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura al rescate

La terapia con Woody es más barata

Pura anarquía-Woody Allen

Nada mejor que salir a husmear anaqueles y canjear libros. Al menos si uno está solo y no desea quedarse en casa; ya se sabe que en ocasiones el silencio se hace demasiado real y termina por sacarte a los empujones.

-Hola, por estos cuatro: ¿cuánto tengo para el canje?

-Dejame ver, y… 55 pesos.

-Y bueh…de Daniel Moyano, ¿tiene algo?

-Mirá, justo lo estaba leyendo en esta antología que acabo de ingresar: está La espera.

-¿Y qué precio le va a poner?

-Y…25 pesos.

-Bien, lo llevo. Permiso, sigo buscando.

Empiezo por la “A” y  mi dedo confianzudo acaricia el lomo de este libro de relatos de Woody Allen.  La etiqueta marca$30. Rápidamente me decido.

Así recuerdo la tarde que traje a mi mesa de luz esta selección anárquica de relatos que tanto bien le  hace a mi anémico sentido del humor.

Y es que al pasar las páginas queda claro que a pesar de hipocondrías,  vidas pusilánimes o una muerte tan obstinada,  podemos asomarnos sin poses ni caretas a esos retazos de historias que reflejan y caricaturizan divagaciones  propias de nuestras laberínticas mentes.

De esta forma, el asiento de cualquier colectivo mugriento puede mutar rápidamente en diván sanador. Además,  a esta receta de espontaneidad y risa autocrítica -a diferencia de mi terapeuta-,  puedo posarla en la mesa de noche con facilidad.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura al rescate