Son risas

Las conocí en mis pesadillas; sudé.

Dejé caer la lluvia tibia de la ducha y cerré los ojos, por las dudas.

Salí a la calle. Trabajé.

Volví a casa; en el espejo me esperaban nuevamente.

No he vuelto nunca más,  pero aún las escucho.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Hijos de la lente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s