Ánimo árido

Extraño los estrépitos

de tinieblas violentas

y flashes en el cielo,

la espera del ruido

la atmósfera expectante

y el viento causando gemidos

en las visagras cobardes

En especial la extraño a ella

la musa de lo verde

despertando olores,

la líquida catarsis

envolviéndolo todo,

la pureza gratuita

manando del cielo.

Me conformaría

-incluso-

con sus despojos en el suelo

para pasar descalzo y sentir

que no se fue para siempre.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Letras sueltas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s