Un amoroso estertor del pasado

al-sur-de-la-frontera-al-oeste-del-sol

¿Y si nos encontráramos de repente con ese primer amor de la infancia? ¿Si ese encuentro se diera en un pliegue de nuestra vida de pareja actual, muy ordenadita y prometedora pero sin aquella cándida ilusión?

Quizá provoque una serie de temblores que alteran el estado de lo cotidiano y de ciertos fragmentos del pasado que son tan palpables como el presente.

Por momentos más incluso.

Al leer Al sur de la frontera, al oeste del sol (Tusquets, 272 p.), de Haruki Murakami (村上 春樹), se vive con avidez una experiencia más que verosímil, intensa y de gran emotividad frente a estas posibilidades.

Esta novela -regalo inconmensurable como cualquier experiencia que te regala historias  y sensaciones muy gozosas-,  narra con un ritmo atrapante las sensaciones de Hajime a medida que crece, mientras intenta encontrar sentido a lo que el mundo contemporáneo impone en cada etapa.

En ese marco irrumpe el reencuentro con Shimamoto, su primer amor. Aquella  relación juvenil, cómplice y cargada de sensualidad vuelve a presentarse en su vida derivando en unas páginas  finales memorables.

El primer amor, el deseo, la etapa universitaria, el vacío, las relaciones ocasionales, el amor, el erotismo, el matrimonio y la infidelidad se hacen presentes de formas que no pueden sernos desconocidas.

Lo comparto porque la literatura es eso: una red infinita en la que compartimos tramas que a su vez nos sostienen.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Literatura al rescate

6 Respuestas a “Un amoroso estertor del pasado

  1. anónimo

    …y si de repente supieras que sos mi único amor!
    que nuestro encuentro se da en un pliegue de nuestra vida de pareja actual, muy ordenadita y prometedora, pero sin aquella cándida ilusión?
    Que provocás en mi una serie de temblores que alteran el estado de lo cotidiano y de ciertos fragmentos del pasado que son tan palpables como el presente?

    • simbolos

      Todos los comentarios son recibidos, pero el anonimato empobrece el diálogo: uno no termina de entender el carácter de los comentarios…saludos.

  2. ¿Me perdí de algo señor editor? :0

    Es curioso, pero me encanta cuando leo algo que hubiese podido ser perfectamente escrito por mí. No es vanidad, por el contrario, más bien sería algo como el consuelo.
    Como ya te lo había comentado, salvo aquella parte que me produjo más ahogo a mi que a la protagonista, el libro es delicioso en detalles y fascinante en historia. Creo que tiene, en el mejor sentido de la palabra, un sin fin de lugares comunes que hacen que veamos reflejados pequeños trozos de nuestra realidad en cada personaje. El erotismo es impecable…y el final…tenés razón, ¿a quien le importa el final luego de ese recorrido maravilloso?
    Me alegra que coincidamos…en una cosa más.

  3. C

    Qué linda recomendación. Estoy leyendo Kafka en la orilla, también de Murakami y creo que es un autor que voy a adoptar para siempre.
    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s